Archivo de la etiqueta: bancal profundo

El método del “bancal”

Estándar
El método del “bancal”

BANCAL ACOLCHADO 2

Base y definición.-

Es un método de cultivo basado en cavar en profundidad amontonando la tierra bien abonada haciendo una especie de mesetas de entre 1 m  y 1,5 m de ancho dejando pasillos intermedios desde los cuales llevaremos a cabo las distintos trabajos. A partir de ahí ya no volveremos a pisar sobre el bancal.

Trabajos para su formación.

Se pueden hacer de forma manual y de manera mecánica, y con acabado libre o delimitado.

Forma manual:

  1. extender una buena capa de abono sobre el terreno (preferiblemente abono maduro).
  2. cavar una zanja o surco de unos 25 cm con laya o azada.
  3. remover el fondo de la zanja en profundidad con la horca o la laya.
  4. cavar de nuevo una franja de terreno al lado de la primera zanja volteándola sobre esta de manera que el abono quede enterrado.
  5. remover de nuevo el fondo de la zanja con horca o laya.
  6. repetir secuencia hasta que tengamos el ancho del bancal o bancales.
  7. cavar pasillos de ancho suficiente (60 o 70 cm) entre bancales depositándola tierra cavada sobre los mismos de manera que el bancal quede elevado al menos 15 cm o mas respecto al pasillo (la altura depende de tu criterio).
  8. salvo que vivamos en zonas de clima húmedo haremos una especie de montículos de poca altura a los bordes de los bancales para que cuando reguemos el agua se mantenga y penetre en el bancal sin desbordar por los lados provocando que se deshagan.
  9. lo ideal es poner riego por goteo o cintas de exudación (muy bajo consumo de agua).
  10. para cavar poco se aconseja acolchar con paja o similar.
  11. plantación.

Forma mecánica:

  1.  extender abundante abono sobre la superficie del futuro bancal.
  2. pasar motoazada o fresadora de manera que el abono quede triturado y mezclado con la tierra.
  3. pasar subsolador -después de la fresadora- (esto debido a que la fresadora tritura muy bien la capa superior del terreno, pero también crea una barrera de tierra comprimida a la altura de donde llegan las cuchillas, así el subsolador romperá esa capa) o si no es posible en su lugar podemos profundizar un poco mas de forma manual con la horca.
  4. hacer bancal con algún apero diseñado para ello o cultivador adaptado o hacer bancales de forma manual con azada y rastrillo.
  5. realizar pequeños montículos a los lados del bancal si vamos a regar con manguera o regadera para mantener el agua sin que se desborde en climas secos (para climas húmedos no es necesario).
  6. instalar tuberías de riego por goteo o exudación.
  7. acolchar con paja o similar (hierba o desechos de otras plantas).
  8. plantación.

Tipos de bancales:

 

  • libres: únicamente se amontona la tierra en el bancal (como la foto de la cabecera).
  • delimitados: además de amontonar la tierra pondremos una especie de baldas que evitarán que el bancal se deshaga marcando claramente el punto hasta el que podemos pisar y también evitando que las malas hierbas avancen hacia el interior del bancal en épocas de mucho crecimiento (como mayo y junio). La delimitación del bancal puede hacerse con troncos, maderas, cerámicas de construcción, chapas de acero, etc….

bancal delimitado 2

 

Existe otro método que merece mucho mencionar del cual hablaremos en otro post y que se llama método de “parades en crestall” (se traduce por algo así como cuadrados acolchados no elevados y cavados en profundidad) que popularizó el ya muy conocido Gaspar Caballero.

La altura del bancal normal puede ser variable, al fin y al cabo depende de cuanto de alto lo quieras hacer (desde por ejemplo 15 cm en adelante, hasta 50 cm incluso). Para ello debes de tener en cuenta sobre todo el clima (húmedo → bancal alto, seco → sin altura). Lo que si debemos de tener claro es que es necesario:

  • cavar en profundidad.
  • nunca pisar encima.
  • acolchar la superficie.

 Ventajas del bancal:

Este sistema tiene muchas cosas a favor:

  • se mantiene  el grado de humedad mas constante sobre todo en profundidad.
  • las distintas plantas crecen en vertical hacia abajo buscando esa humedad profunda sin competir sus raíces con las de las plantas adyacentes.
  • al no competir las raíces entre sí en el bancal se puede disponer una densidad mas alta de plantación con éxito.
  • como se planta mucho mas denso no quedan espacios para el crecimiento de malas hierbas y eso ahorra trabajo.
  • no se pisa en el bancal y por tanto se mantiene la esponjosidad y aireación del terreno permitiendo que las raíces evolucionen con mayor rapidez y el agua se filtre con mayor facilidad hasta la parte baja del bancal donde se mantiene reserva mas tiempo.
  • al ser un bancal en altura también se evita el encharcamiento del terreno (esto es muy a tener en cuenta en climas húmedos).
  • a esto debemos de añadir que al estar el bancal mas alto que los pasillos los trabajos del horticultor son mas fáciles de hacer porque no necesita agacharse tanto.

Desventajas del bancal:

  • No es el sistema mas adecuado en zonas demasiado secas a no ser que estés pendiente del grado de humedad del terreno debido a que los bordes pierden humedad rápido.

Historia:

Según algunas fuentes los primeros que adoptaron y sacaron rendimiento al sistema de cultivo de bancal fueron los chinos y los franceses, condicionados por la necesidad de tener una alta productividad en un terreno pequeño que debía de estar lo mas próximo posible a las grandes ciudades, donde se consumían las cosechas y también había caballerizas de las cuales conseguían abono con cierta facilidad.

Esto hace pensar que el sistema de bancal es el mas adecuado para un pequeño terreno o incluso para un patio de una casa o chalet y por supuesto para un “agricultor de fin de semana” como yo lo soy.

Hemos de tener en cuenta que este sistema es valido tanto para una pequeña superficie como para grandes dimensiones. Si se lleva a cabo siguiendo las pautas marcadas la producción puede elevarse considerablemente.

Nuestro buen consejero John Seymour ya lo decía en sus libros y llegaba a afirmar según sus pruebas y experiencias que las cosechas podían multiplicarse por tres y hasta por cuatro con respecto al sistema tradicional sin bancal.

A él también se suma otro grande de España que desde aquí aconsejo que leáis si tenéis interés por estos temas. Su nombre es Mariano Bueno.

Creo que siguiendo los acertados consejos de estos grandes del cultivo ecológico que cito en los párrafos anteriores llegaremos a buen puerto.

¡Espero que este artículo os ayude a con vuestras ideas, y sacar un mayor partido a ese trozo de terreno que queréis aprovechar, sea grande, pequeño o muy pequeño!

 

Un saludo.

Juan.

 

 

Anuncios