Archivos Mensuales: enero 2014

La avispa asiática mata a nuestras abejas

Estándar
La avispa asiática mata a nuestras abejas

Además de recolectar miel, bien conocida es la labor que las abejas hacen de cara a la polinización de los cultivos.

Se comenta que los telefonos moviles son nocivos para ellas, pero desde hace unos años tienen un problema mucho mayor con las “avispas asiáticas”.

Se ha llegado a la conclusión de que han alcanzado Europa en 2005 a través del puerto de Burdeos (Francia) en un cargamento de maderas o de alfarería procedente de China. Detectadas en España desde 2010, han ido avanzando por la cornisa cantábrica llegando a Portugal y provocando a su paso la obligada intervención de los bomberos en muchas ocasiones para retirar sus enormes panales.

Nuestro entorno les resulta muy favorable debido a que no tienen enemigos depredadores directos y les gusta el ambiente húmedo de las costas.

La avispa es depredadora de la abeja hasta el punto de que unas cuantas avispas pueden hacer destrozos importantes en un colmenar. Dispone de una gran envergadura (de 3 a 4 cm) con respecto a las abejas.

Su ataque es directo presentandose unitariamente en vuelo estático delante de las colmenas hasta que alguna abeja se decide a levantar vuelo y entonces la atacan arrancandole cabeza y abdomen y llevándose el tronco.

Despues de mucho tiempo parece que las abejas  se dan cuenta de que en grupo son capaces de matar a la avispa por hipertermia ya que ésta no soporta el calor como la abeja (un duro y costoso trabajo).

Por experiencia os puedo contar que de 12 colmenas que tenia mi familia solo les queda una y pocas ganas de seguir adelante con la apicultura.

¡Si quieres mas informacion busca en internet y verás!

¡Espero que os haya gustado!

Si te parece bien deja un comentario.

Saludos a todos.

Juan.

Anuncios
Minientrada
¿Sabes cuántos dientes tienen los ajos?

La mayoría de la gente sabe que la parte comestible del “ajo” es la cabeza o bulba que se cria bajo tierra. Esta cabeza esta compuesta por lo que llamamos los “dientes”, que son los distintos gajos.

Pero, ¿cuantos dientes puede tener una cabeza de ajo?

Pues bien según la variedad, el abono y en general las condiciones de cultivo, puede variar mas o menos desde 6 hasta 12 dientes, llegando algunos incluso a pasar de 15.

Los dientes crecen recubiertos de una fina y suave piel que puede ser blanquecina o rojiza.

El diente del ajo es lo que se siembra a unos 4 o 5 cm de profundidad con la punta mas estrecha hacia arriba para obtener una nueva cabeza de ajo.

Saludos y hasta pronto.

¿Sabes cuántos dientes tienen los ajos?

Cultivos mas tipicos del huerto familiar

Estándar
Cultivos mas tipicos del huerto familiar

Son unos cuantos los productos que podemos cultivar en un tipico huerto familiar. Hay personas que se aventuran y se atreven a plantar especies nada comunes en un huerto tipico, como puedan ser por ejemplo cacahuetes .

Para mi un huerto familiar puede ser basicamente de dos tamaños: pequeño terreno y gran terreno.

En un huerto familiar de pequeño tamaño merece la pena plantar: ajos, cebollas, puerros, calabacines, tomates, lechugas, acelgas, alguna judia, algun pimiento, un par de plantas de calabazas comestibles (aunque ocupan mucha superficie) y quizas alguna zanahoria.

En un huerto familiar de gran tamaño ademas de incrementar la cantidad a plantar de cada una de las especies , se podrian cultivar: mas de un tipo de tomates (bola, cherry, pata negra…), distintas clases de judias, repollos, lombardas, guisantes, fresones, mas de una variedad de lechugas, calabazas decorativas y una gran parte de terreno de patatas.

Lo mejor es plantar no muchas especies y las que plantes atenderlas bien para que la produccion sea agradecida. De esa manera quedarás mas satisfecho con tu trabajo y el tiempo que le dedicas.

¿Y vosotros, añadiriais o quitarías algo al “tipico huerto familiar”?

¡Como siempre podeis dejar un comentario en el blog además de dejarlo en facebook!

¡Hasta pronto!

Juan.

El primero es el “ajo”

Estándar
El primero es el “ajo”

Introducción.-

La mayoria de agricultores, sean o no de fin de semana como yo, empiezan su trabajo anual con la plantacion del ajo (a no ser que tengas la suerte de ser de los que hacen siempre vida en el campo y mantienen cosecha todo el año).

El ajo es considerado como un producto imprescindible en alimentación, y quizás mas especialmente en la mediterránea. De hecho muchos cocineros lo consideran “el rey de la cocina”.

Su procedencia se dice que es de Asia Central y Asia del Sur. Su plantación se puede hacer desde mediados de otoño (mas bien para tierras sueltas y climas secos) hasta marzo (para tierras mas pesadas y climas mas húmedos y recios), siendo probablemente el momento mas usado en enero. Los mas expertos en su plantación aconsejan sembrarlo en luna menguante.

Descripción y variedades.-

La planta consta basicamente de un tallo con hojas alargadas, la bulba con sus dientes (de 6 a 12 aproximadamente) y la raíz.

Existen dos variedades bastante definidas: el blanco que alcanza mayor productividad y se conserva mejor despues de recolectado y el rojo que crece mas rapido y se conserva un poco menos.

Su plantacion se hace a una distancia de unos 10 a 15 cm, y unos 25 cm entre líneas. El diente que hace de semilla se planta con el pico (por donde saldra el brote) hacia arriba enterrandolo pocos centímetros o casi nada.

Observaciones.-

Entre otras cosas se puede decir que:

-necesita pocos cuidados.

prefiere el sol, pero no en exceso

-se puede recolectar a partir de mayo

-si se guarda en lugar fresco y seco se conserva durante muchos meses (para ello habrá que recolectarlo con la rama mas bien ya seca).

soporta bien el frio, pero no muy bien el calor combinado con sequia

-le gusta que los abonos esten bien descompuestos (no recientes) aunque no necesita prácticamente.

-tiene atributos medicinales para: la circulación o el colesterol.

 

Hasta aqui mi pequeña historia sobre “el ajo”.

¡¡Ah, no seais demasiado supersticiosos!!

¡Un saludo y comidas ricas con el ajo!

Juan.

El riego, clave importante

Estándar

Todos sabemos que no se puede llevar a cabo una cosecha sin disponer de alguna forma adecuada de riego. Sin un buen riego la cosecha puede echarse a perder.

Para pocos metros cuadrados (pequeño terreno) no importa mucho, ya que se puede hacer a base de regaderas manualmente, unicamente nos hará falta disponer de un lugar cercano donde repostar con facilidad.

En el supuesto de gran terreno habra de pensar en realizar el riego desde alguna regadera o riachuelo cercano del cual se pueda disponer de forma continua o cada pocos dias, o bien almacenar el agua de alguna manera (balsa, depósito….).

Este punto del cultivo es uno de los mas agradecidos: ver como discurre el agua por los surcos que hayas preparado para el riego es una delicia.

¡Un poquito de imaginacion y a mojarse los pies!

¡Eso si, agua la justa, ni mucha ni poca!