Archivo de la etiqueta: invierno

Los ajetes

Estándar
Los ajetes

Guía rápida.-

  • Son los propios ajos, pero jóvenes, a media temporada de crecimiento mas o menos
  • Se cultivan de la misma manera que el ajo
  • se recogen y comen de jóvenes

Definición.-

  • Denominamos ajete al ajo joven con su tallo o rama, hasta el momento justo en que empieza a formar la cabeza
  • Por tanto hay ajetes de las mismas variedades que los ajos

Terreno, preparación y siembra.-

El terreno es el mismo que para el ajo . No necesitan gran abono, aunque si le gusta el aporte de fósforo y potasio. De siempre nuestros antepasados usaban la ceniza de la chimenea para aportar estos elementos.

La tierra debe de estar suelta y con un cierto grado de humedad. Como bien sabes el ajo se siembra muy tempranero, de diciembre hasta febrero puede ser. Para ajetes incluso mas amplia la temporada, pongamos de octubre a marzo, ya que no necesita llegar a formarse la cabeza.

Mi consejo es que, para ajetes, en lugar de sembrar los dientes de ajo por separado, sembremos las cabezas enteras, a una distancia unas de otras de 8 a 10 cm, y un poco escalonadas en el tiempo, de esa manera siempre tendrás alguna cabeza que podrás recoger. Yo las voy sembrando de 4 en 4 cada cierto tiempo (una semana o 10 días)

1

 Crecimiento, recolección y consumo.-

El crecimiento es lento, pero agradecido al final.

Muchas veces los ajetes que se aprovechan son aquellos ajos que se quedaron enterrados de un año para otro, y que salen en pequeñas matas partiendo de las cabezas. Suelen salir fuera del lugar que nos gustaría y esa es la razón de que consuman como ajetes.

La recolección se hace cuando los ajetes están brotados y un poco subidos, como de 20 a 25 cm de tallo. Si has sembrado las cabezas de ajos enteras, cada cabeza de ajo tendrá una mata junta, y será muy fácil cavarlas de una en una para su consumo. Para cavarlas clavaremos la azada por debajo del lugar donde supuestamente está la raíz del ajo. Tendrás tantos ajetes como dientes de ajo tuviese la cabeza que has sembrado y hayan brotado (ver aquí cuantos dientes pueden tener los ajos).

La forma más habitual de consumo, y probablemente la mas rica, es en un revuelto con huevo, champiñones o setas, y gambas o langostinos, es un plato fácil y delicioso. Aunque también hay otras muchas maneras.

2

Ajetes brotando a medio crecimiento.

1

Manojo de ajetes recién cavados para el consumo.

Propiedades alimentarias.-

Las mismas propiedades que tiene el ajo.(que son muchas).

 

nieve y frio, y sus beneficios

Estándar
nieve y frio, y sus beneficios

Muchos os preguntareis que beneficios puede tener la nieve aparte de dejar una bonita estampa sobre el terreno y múltiples diversiones sobre todo para los mas pequeños.

La verdad es que el frío invernal, la lluvia, y en algunos casos las nieves también cumplen una función. Entre los beneficios podemos enumerar los siguientes:

  • descomposición de hojas y restos de cosechas anteriores.
  • algunas plagas se mueren dejando de ser un peligro para las cosechas del año siguiente.
  • la productividad del huerto se reduce (en algunos casos deja prácticamente de existir) obligando a agricultores a dejar en reposo las tierras para la próxima temporada.
  • los arboles frutales también necesitan el frío invernal para producir al año siguiente.

Durante este periodo invernal salvo en zonas cálidas o templadas de la Costa, pocos cultivos se pueden llevar a cabo, es mejor dedicarse a preparar y programar la siguiente temporada.

Aun así, si queréis sacar algún rendimiento invernal a vuestro huerto, hay unas pocas verduras que se pueden obtener como pueden ser: lechugas, puerros, repollos o coles.

Entre las formas de obtener estas verduras en invierno podría citarse un pequeño invernadero bajo tierra o el acondicionamiento de una vieja cuadra derruida cubriéndola con plástico de tal forma que aguante el mal tiempo. Ver mi articulo “Un invernadero bajo tierra o en una vieja cuadra

¡Espero que sea de vuestro agrado!

Hasta pronto.

Las tierras descansan y tú proyectas

Estándar

Durante este periodo de otoño-invierno la tierra descansa de los cultivos y se prepara de distintas maneras para el próximo año.

Es tiempo de abonar y dejar en reposo para que el terreno pase la época invernal con todo lo que eso supone. Esta época del año es muy necesaria por muchas razones.

También es época de pensar en que vamos a cambiar. Toca mejorar cosas, hacer pequeños cambios, maquinar como será mejor aprendiendo en la medida de lo posible del año que acaba de terminar.

Es importante programarse unas cuantas cosas, pero NO demasiadas, de tal manera que el resultado sea satisfactorio y no te sientas defraudado si por alguna razón no puedes llevar a cabo todo lo que has programado.

¡Ilusión para el próximo año!