Archivo de la categoría: CURIOSIDADES

La “Hoya de Patatas”, conservación de la patata.

Estándar
La “Hoya de Patatas”, conservación de la patata.

La “hoya de patatas“,¡Que mejor sitio para conservar las patatas que la propia tierra que las ha criado!

Muchos quizás pensareis que lo que estoy diciendo es una tontería, que las patatas de siempre se han recogido al final de la temporada, y siempre se han llevado a la casa, cuadra, pajar o garaje. Pues bien, puede que en algunas zonas sea o fuese así, pero en otras nada más lejos de la realidad, por lo menos como se hacía y como veréis aun se hace en Zapardiel de la Ribera (Provincia de Avila). Y bien seguro estoy que en otros lugares de este maravilloso país también.

Quiero aprovechar para dedicar este artículo a Enrique (mas conocido por todos como “Puro”) por esperar a que estuviera presente para abrir su “Hoya“, compartir conmigo esta tradición, y permitirme hacer las fotos que en esta entrada aparecen.

¿Qué es la “Hoya de Patatas”?.-

Definición.-

  • Agujero (hoyo) practicado en la tierra de la propia finca donde se han cultivado las patatas
  • De 1 a 1,5 m de diámetro, o más si es necesario
  • De 20 a 30 cm de profundidad
  • Lugar en el cual se depositan las patatas recogidas amontonadas
  • Con cobertura de helecho o paja sobre las patatas
  • Y encima del helecho de 15 a 20 cm de la propia tierra
10

Así se presentaba la “Hoya” antes de abrirla

Objetivos y ventajas de la Hoya.-

  • Conservación de la patata fuera de casa sin ocupar espacio alguno para su almacenaje
  • La mayor de las ventajas es que te encontrarás las patatas igual que cuando las has cosechado, con el mismo grado de humedad y la misma entereza.
  • Evitar que echen tallos antes de tiempo ya que no les da la luz

Desventajas.-

  • Que se puedan pudrir si no haces bien la Hoya. Pero eso también te puede pasar en el almacén (cuadra, casa, pajar…)
  • Que algún ratoncillo gracioso se coma o mordisquee un par de ellas

Proceso completo.-

  1. En la cosecha (septiembre, octubre en España) se cava la Hoya de tamaño acorde a las patatas que queramos enterrar. Se puede hacer mas de una hoya, y así después abrirlas en distintas épocas
  2. Se echan dentro las patatas amontonadas y se colocan un poco de forma que sean fáciles de cubrir. Por ejemplo un poco en forma de montículo mas bien achatado
  3. Se cubren con helechos o paja. En nuestro caso Enrique también ha colocado retales de saco de papel (como el que viene en los piensos) sobre los helechos.
  4. Cubrimos de 15 a 20 cm de tierra de forma uniforme por toda la cobertura de la hoya (no escatimemos en tierra, ya que será la que aporte la mayor capa de protección a las patatas.
  5. Durante el invierno o principios de la primavera abriremos la hoya según necesidad. Terminado abril ya no procede tanto, ya que empezarán a echar muchos tallos perdiendo por ahí sus propiedades, y también tratarán de enraizar las primeras que tocan tierra por debajo
  6. Al retirar las patatas para los sacos o para donde las vayamos a llevar les quitaremos los tallos para que no sigan brotando y perdiendo por ahí la humedad y los nutrientes de que disponen
  7. Llevar al almacén y colocar en sitio fresco, seco y aislado de la luz para que se demore lo mas posible la brotación de nuevos tallos.
11

Enrique destapando la Hoya de patatas

6

Descubriendo y ensacando

2

Aspecto de la Hoya después de sacar las patatas

9

Abandonando la finca donde teníamos la “Hoya”

8

Aspecto final de la cosecha muy bien conservada

Anuncios

Almacenar agua, un “depósito flexible”, una gran solución.

Estándar
Almacenar agua, un “depósito flexible”, una gran solución.

Cuando descubrí esta idea de depósitos flexibles quedé tan fascinado que no paré hasta que me compre uno para el riego.

En muchas ocasiones seguro que os habéis encontrado con la necesidad de almacenar agua de alguna manera: para riego de huerto, para riego de césped…

Estoy seguro que al igual que a mi, os sorprenderá ver que existen depósitos ya hechos que pueden dar solución a vuestra necesidad, que ocupan poco espacio, y además con posibilidad de ser transportados.

Estos depósitos se hacen necesarios cuando el calor empieza a apretar, y el agua puede escasear.

Si tienes de donde cogerla para almacenarla, este sin duda puede ser tu sistema, sin obras, sin esperas a que te lo hagan, con la capacidad que tú necesites o quieras.

Definición de depósitos flexibles.-

El deposito flexible es aquel que está hecho de un material tipo lona impermeable, y que al almacenar el agua se infla a modo de globo. Los hay abiertos y los hay cerrados. Yo soy mas partidario de los cerrados y la mayoría son así.

Características.-

  • Están formados por un tejido del tipo poliester que aporta un entramado cuyo objetivo es dar consistencia, soporte, y regularidad al material. Este tejido suele ir recubierto de PVC por las dos caras para darle la impermeabilidad.
  • Se pueden comprar protegidos con tratamientos contra los rayos UVA para que la incidencia del sol no los degrade, y así poder instalarlos en el exterior.
  • Pueden ir provistos de entradas y salidas de agua al gusto y necesidad de cada uno. Es decir, que hay  modelos estandarizados, y otros que el fabricante te pueden hacer a tu medida.
  • La capacidad en M³ puede variar mucho. Hay depósitos desde 1/2 M³, hasta depósitos de (lo máximo que he encontrado yo) 2.000 M³. ¡Que burrada!.

Utilidades.-

  • Para almacenaje de agua de lluvia, para riego de huertos y jardines.
  • Para agua potable incluso, aunque para ello deberán de tener tratamientos especiales que los capacitan para este almacenaje.
  • Se pueden almacenar otros fluidos además de agua, pero han de solicitarse al fabricante con las características idóneas para ello: abonos líquidos, purines…
  • Reservas anti-incendios.
  • Reservas de abrevaderos.

Tipos.-

  • Abiertos: son parecidos a las piscinas flexibles. Llevan un anillo en el borde superior a modo de flotador, de manera que al ir llenándose el propio depósito va elevándose sin derramar el agua.
  • Cerrados: son herméticos, solo están abiertos por las distintas válvulas que traen de fábrica.

Ventajas.-

  • Los depósitos flexibles se pueden transportar plegados, lo que significa que pueden cambiarse de ubicación. De hecho cuando los recibes del fabricante vienen plegados ocupando muy poco espacio.
  • Sirven para montar sobre un vehículo o remolque y utilizarlo como cisterna.
  • En el caso de los cerrados el agua permanece aislada del ambiente, lo que impide la formación de mohos y algas, y no hay riesgos de que alguna persona o animal caiga dentro.
  • Al no ser de obra se consideran muebles, con lo cual no necesitan ningún tipo de permiso de obra o edificación.
  • Suelen venir pintados en colores que se mimetizan con el entorno: verde, marrón, caqui, negro.
  • Son mas económicos que los hechos de obra.
  • Son de instalación inmediata.
  • Se fabrican según necesidad.
  • Duran muchos años. Algunos fabricantes los garantizan por 20 años.
  • Se pueden revender si no los necesitas.
  • Sirven para la buena gestión, almacenaje y recuperación de agua, un bien que cada vez se cotiza mas alto.
  • Puedes usarlo para almacenaje de agua de las bajantes del tejado, y así aprovechar al máximo el agua. Solo has de canalizarla hacia dentro. En el mio tengo canalizada una parte del tejado hacia dentro.

Mi depósito.-

En mi caso he comprado y montado un depósito de 4 x 4,3 x 0,9 m, que hace unos 15 M³ (pedido a medida en dimensiones, y también en válvulas de entra y salida). Y lo he instalado debajo del salón de la vivienda. Claro está que para eso he dejado el hueco de obra al construir la vivienda. Pero también se pueden instalar fuera en el exterior al lado de la vivienda. Lo conveniente es que se instale de manera que los animales o incluso los niños no puedan acceder a él y no puedan dañarlo, por ejemplo haciéndole un cercado.

De todas formas, aunque se perfore por una negligencia, los fabricantes te entregan junto con el deposito un kit de reparación de un trozo de material con su correspondiente pegamento para que puedas repararlo.

En mi caso, hace ya 9 años que lo tengo, está como el primer día (solo que un poco lleno de polvo encima), y muy contento con él. La solución es perfecta para lo que yo necesito, y volvería a repetir la compra si fuese necesario.

1.jpg

Detalle a medio llenar

2

Deposito lleno.

Mi depósito flexible cerrado, 15.000 litros de capacidad

Saludos.

Juan.

 

Os freixós da abuela (típicos de carnaval).

Estándar
Os freixós da abuela (típicos de carnaval).

No hay una sola vez que vaya a la casa de los abuelos en la montaña de Lugo, en la cual la abuela no tenga preparado un plato de “freixós“.

Aunque la receta sería mas autentica escrita en gallego, me he decantado por el castellano para que pueda ser consultada por cualquier persona de habla hispana y pueda ser entendida.

Hay algunas variantes de la receta (todas bien ricas seguro), pero a mi me gusta hacer referencia a las que hace mi madre (la abuela protagonista), porque tal y como yo las he comido siempre, no las puedo considerar un postre, sino mas bien una solución interesante para una merienda o una cena, con algo mas que lo acompañe.

Va dedicado a la abuela “María” por sus platos llenos de “Freixós” y mucho cariño, siempre que alguno de los hijos o nietos vamos a verla a ella y al abuelo (goloso de los freixós).

Ingredientes.-

Aunque las abuelas  son mas de hacer sobre la marcha, porque ya se lo tienen sabido de memoria, aquí pondremos las cantidades para que se puedan consultar.

  • 3 huevos
  • 1 vaso de leche
  • 1 vaso de agua
  • Harina al gusto (según se quiera mas o menos espeso)
  • Un trocito de tocino para untar la sartén
  • Una pizca de sal si quieres (yo no lo echo)

Aquí os pongo la receta que desde hace años sigo cuando los hago en mi casa. Como veis es la mínima expresión, y está escrita en gallego (y un poco decorada para que quede bonita ;)).

1

Mi receta desde hace años.

Preparación.-

Es muy fácil. Como podéis ver en la foto de mi receta pone “batir juntos”.

Echamos los huevos, la leche,  el agua y un poco de harina. Los batimos con la batidora, y les vamos añadiendo harina hasta tenerlos como a nosotros mas nos guste. Lo ideal es que el liquido resultante fluya bien para extenderlo cómodamente, y a la vez no esté demasiado liquido. Si quieres echarle un poco de sal puedes.

3

El cuenco de la abuela. Se apañan con poca cosa.

Elaboración.-

  1. Pinchado en un tenedor ponen el trozo de tocino con un poco de aceite en un tazón.
  2. Ponen la sartén al fuego flojo, para no pasarse y quemar los freixós. Es una cuestión de paciencia y a la vez de no despistarte porque se pasan con facilidad.
  3. Untan el fondo de la sarten con el tocino pinchado en el tenedor.
  4. Con un cazo van cogiendo del cuenco y procuran coger de una sola vez la cantidad para cada freixó. Así, al echarlo, se solidifica todo a la vez.
  5. Con una mano echan con el cazo , y mientras con la otra levantan y van girando la sartén para conseguir extender el líquido por todo el fondo de forma uniforme (ver imagenes aquí abajo).
  6. A medio minuto después empieza a levantar los bordes haciendo un poquito de puntilla. Es el momento de darle la vuelta. Habrá cogido algo de color tostado al estilo de las tortillas.
  7. Otro medio minuto por el otro lado, y se ponen en una rejilla encima de una mesa para que se sequen y evaporen un poco (puede ser la rejilla de un horno)
  8. Al final pasan al platito del montón de los terminados.

4

Por cierto, las abuelas suelen hacerlo con dos sartenes a la vez, compaginando los trabajos en una con los de la otra. Aquí lo podéis ver. Y este es el resultado.

5

A dos sartenes y el resultado

Consumo.-

  • Lo mejor es poder comérselos recién hechos.
  • En mi caso me gusta comerlos sin nada, o con un poquito de miel extendiéndolo en abierto y después enrollándolo.
  • Mucha gente lo consume con otras cosas: panceta cocida, con nata, con azúcar, con sirope de chocolate, o de otra cosa…

Las abuelas, ya que se ponen, suelen hacer una cantidad importante de ellos (porque hay muchos comensales, o porque así lo comen un par de días.

Bueno, ¿y que hacen las abuelas para que estén ricos después de fríos, o al día siguiente?

Pues en el caso de la abuela María hace lo siguiente:

  • Los enrolla
  • Pone una sartén al fuego con el fondo humedecido con aceite.
  • Los pone en la sartén unos segundos y les da la vuelta otro tanto.
  • Resultado, el abuelo se “devece” por ellos (en gallego significa que le pirran los freixós así recalentados).
6

Fijaros que colorcito mas apetitoso. y las manos expertas de una abuela

Ni que decir tiene que los hijos y nietos nos aplicamos a ellos con buena gana.

Aquí abajo pongo fotos de dos de las muchas formas que hay de compaginarlos.

7

Freixós con miel, y con jamón serrano y lechuga

Nota: antaño, cuando yo era niño, se hacían en las brasas de la lumbre baja en una plancha de hierro como de 1 metro x 60 cm, y se cortaban sacando cada vez 6 freixós (en mi caso daba uno para cada hermano, jaja, eramos 6). Por supuesto eran de forma cuadrada, y el día que se hacían era un día especial. Como anécdota, contar que la cocinera siempre acababa regañando con algún miembro de la familia porque estaban tan ricos que siempre se iban cogiendo del plato antes de la hora, y eso suponía que el montón de freixós nunca subía, decepcionando a la cocinera que nunca veía el fruto de su trabajo sobre el plato. ¡Pobres madres y abuelas!

Bueno, espero que os haya gustado la receta y también la historia, y que os pueda servir para hacerlos algún día.

Saludos.

Juan.

Minientrada
¿Sabías que los carros de antaño tambien tenían matrículas?

Si eres de los que nunca han vivido en el campo puede que no sepas que los antiguos carros también tenían matrícula como los vehículos de hoy día.

Siempre que acudo a ver a mis padres al pueblo, al entrar en el patio de casa ( así es como llamamos a los vestíbulos), una de las cosas que se puede apreciar es una vieja matrícula de un carro del cual probablemente poco quede allá por el garaje trasero medio enterrado bajo una enorme cantidad de leña. Hace mucho que no consigo ver ese carro del cual tengo recuerdos curiosos sobre todo de la recogida de la patata en octubre.

Me llama la atención que después de tantos años permanezca allí colgada en la pared de piedra del “patio” (junto a una replica de un arado hecho a escala hace 30 años) como símbolo de la historia que un día allí se vivió. Todavía esta medio doblada conservando la forma que tenía cuando estaba ajustada en el lateral del carro el cual no tenía el ancho suficiente para tenerla colocada en plano.

¡Curioso verdad!

Saludos.

Juan.

¿Sabías que los carros de antaño tambien tenían matrículas?

Minientrada
¿Sabes cuántos dientes tienen los ajos?

La mayoría de la gente sabe que la cabeza o bulba es una parte comestible del “ajo” y que se cría bajo tierra. Aunque no todos ellos saben que también se puede comer la hoja o rama en forma de ajetes cuando la planta es joven.

La cabeza del ajo esta compuesta por lo que llamamos los “dientes“, que son los distintos gajos.

Pero, ¿cuantos dientes puede tener una cabeza de ajo?

Pues bien, según la variedad, el abono, y en general las condiciones de cultivo, lo mas común es que tengan de 6 hasta 12 dientes, pero también nos podremos encontrar cabezas que pueden llegar a tener hasta 20 dientes o más.

3

Ejemplo de cabeza de ajo rojo con 10 dientes. y cabeza de ajo blanco con 17 dientes.

Los dientes crecen recubiertos de una fina y suave piel que puede ser blanquecina o rojiza.

El diente del ajo es lo que se siembra a unos 4 o 5 cm de profundidad con la punta mas estrecha hacia arriba para obtener una nueva cabeza de ajo.

Si te apetece puedes ver el cultivo del ajo en este enlace.

Y si quieres ver el cultivo de los ajetes también puedes verlo aquí.

Saludos y hasta pronto.

¿Sabes cuántos dientes tienen los ajos?