Archivo de la categoría: CULTURA TRADICIONAL

6 pasos fáciles para hacer lazadas, lazos o gazas en la punta de las cuerdas: “técnica de saltar una vuelta”

Estándar
6 pasos fáciles para hacer lazadas, lazos o gazas en la punta de las cuerdas: “técnica de saltar una vuelta”

Hacer lazadas en cuerdas con la “técnica de saltar una vuelta” es un mérito de nuestros antepasados. Nos lo han dejado en herencia, y nosotros tenemos el deber de aprenderlos, mantenerlos en el tiempo, y transmitirlos a las generaciones futuras, ya que cuando la tecnología falla necesitaremos recurrir a ellos, y el conocer las técnicas ocupa muy poco lugar.

Para hacer este artículo he recurrido a la sabiduría, la técnica, y las manos del más veterano que conozco, mi padre; hombre de campo que ha necesitado conocer y llevar a cabo esta técnica en múltiples ocasiones. No en vano sus manos muestran la fortaleza del pasado de hombre de tareas agrícolas y ganaderas. A él se lo dedico con todo mi cariño.

Material.-

Cuerda de esparto, cáñamo, sisal, yute, algodón, de 3 cabos o más. En este caso mostraremos ejemplo con 4 cabos por ser la unión mas típica.

Técnica.-

Usaremos la “técnica de saltar una vuelta”. Paso a paso con fotos y de forma fácil trataré de explicar cómo se hace.

Aquí abajo en fotos os la pongo con una de las puntas a unir pintada de azul, para que pueda distinguirse bien cómo se van entrelazando los cabos. En la última foto se puede ver que además se pueden unir cuerdas con la misma “técnica de saltar una vuelta” (por ejemplo cuando se rompen, o cuando es necesario unir dos para mayor longitud).2526

Paso a paso, y con las manos del abuelo:

1.- Sellamos la punta de la cuerda con la llama de un mechero o pequeño soplete (incluso con el fuego de la cocina de gas si es necesario). El objetivo es que no se deshilache.6

2.- Separamos las cuatro puntas de la cuerda unos centímetros. Por ejemplo, si el diámetro de la cuerda es de 10 mm –> 5 cm, si es de 16 mm –> 8 cm, si es de 20 mm –> 10 cm (la mitad en cm de los mm que tenga de diámetro). Y eliminamos una pequeña alma de material que las cuerdas traen de guía interior para que no se nos enrede.10

3.- Marcamos cómo de grande queremos la lazada y empezamos a meter un cabo bajo una de las vueltas de la cuerda y tiraremos para atrás un poco de él para consolidar la posición. Para meter el primer cabo lo facilitaremos destorciendo la cuerda en medio un poquito. Procuraremos que los cabos no se desenrollen en la punta para mantener la consistencia de la cuerda; para ello los iremos retorciendo a derechas (como vienen enroscados) un poco cada uno.11

4.- Tomamos el siguiente cabo, y “saltando una vuelta” de la cuerda lo pasamos por debajo del siguiente y tiramos ligeramente hacia atrás para consolidar. Y así hasta hacerlo con los 4 cabos.12

5.- Una vez que terminamos la primera vuelta, hacemos una segunda de la misma manera. Y con 2 vueltas es suficiente para aguantar, ya que cuanto mas tires de ella, más se comprime y aprieta, y obtiene mayor consistencia.13

6.- Estiramos la lazada para darle un poco de forma. Y cortamos las puntas sobrantes (si las hubiera) sellándolas también un poquito con la llama. Como podéis ver en la foto, el abuelo tiene calculado cuanta longitud necesita sin tener que cortar las puntas de los cabos. Aprovechamos también para quemar algunos hilos sueltos de la cuerda. Si está bien hecho el trenzado, quedará la cuerda con forma un poco cuadrada en lugar de redonda.

Y aquí está el resultado final, una lazada eterna en el tiempo. Durará tanto como vaya a durar la cuerda en cualquier otro punto. Además, si se nos rompe la cuerda, siempre podremos usar la técnica de unión de cuerdas.

2

Resultado

Si ya sabemos como hacer lazos en las puntas de las cuerdas, ahora toca ver también como se puede unir cuerdas con el mismo sistema. Es todavía mas fácil.

Técnica.-

2728

En 3 pasos:

1.- Separamos las puntas de los dos cabos a unir y las enfrentamos.29

2.- Empezamos a entrelazar como anteriormente, con cada cabo saltando una vuelta.30

3.- Le damos la vuelta y repetimos la operación.31

Y ese vuelve a ser el resultado de la operación.

32

Resultado

Espero que os haya gustado y os sirva en algún momento de la vida.

Saludos.

Juan.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Destapando la “Hoya de Patatas”; conservación de la patata.

Estándar
Destapando la “Hoya de Patatas”; conservación de la patata.

La “hoya de patatas“,¡Que mejor sitio para conservar las patatas que la propia tierra que las ha criado!

Muchos quizás pensareis que lo que estoy diciendo es una tontería, que las patatas de siempre se han recogido al final de la temporada, y siempre se han llevado a la casa, cuadra, pajar o garaje. Pues bien, puede que en algunas zonas sea o fuese así, pero en otras nada más lejos de la realidad, por lo menos como se hacía y como veréis aun se hace en Zapardiel de la Ribera (Provincia de Avila). Y bien seguro estoy que en otros lugares de este maravilloso país también.

Quiero aprovechar para dedicar este artículo a Enrique (mas conocido por todos como “Puro”) por esperar a que estuviera presente para abrir su “Hoya“, compartir conmigo esta tradición, y permitirme hacer las fotos que en esta entrada aparecen.

¿Qué es la “Hoya de Patatas”?.-

Definición.-

  • Agujero (hoyo) practicado en la tierra de la propia finca donde se han cultivado las patatas
  • De 1 a 1,5 m de diámetro, o más si es necesario
  • De 20 a 30 cm de profundidad
  • Lugar en el cual se depositan las patatas recogidas amontonadas
  • Con cobertura de helecho o paja sobre las patatas
  • Y encima del helecho de 15 a 20 cm de la propia tierra
10

Así se presentaba la “Hoya” antes de abrirla

Objetivos y ventajas de la Hoya.-

  • Conservación de la patata fuera de casa sin ocupar espacio alguno para su almacenaje
  • La mayor de las ventajas es que te encontrarás las patatas igual que cuando las has cosechado, con el mismo grado de humedad y la misma entereza.
  • Evitar que echen tallos antes de tiempo ya que no les da la luz

Desventajas.-

  • Que se puedan pudrir si no haces bien la Hoya. Pero eso también te puede pasar en el almacén (cuadra, casa, pajar…)
  • Que algún ratoncillo gracioso se coma o mordisquee un par de ellas

Proceso completo.-

  1. En la cosecha (septiembre, octubre en España) se cava la Hoya de tamaño acorde a las patatas que queramos enterrar. Se puede hacer mas de una hoya, y así después abrirlas en distintas épocas
  2. Se echan dentro las patatas amontonadas y se colocan un poco de forma que sean fáciles de cubrir. Por ejemplo un poco en forma de montículo mas bien achatado
  3. Se cubren con helechos o paja. En nuestro caso Enrique también ha colocado retales de saco de papel (como el que viene en los piensos) sobre los helechos.
  4. Cubrimos de 15 a 20 cm de tierra de forma uniforme por toda la cobertura de la hoya (no escatimemos en tierra, ya que será la que aporte la mayor capa de protección a las patatas.
  5. Durante el invierno o principios de la primavera abriremos la hoya según necesidad. Terminado abril ya no procede tanto, ya que empezarán a echar muchos tallos perdiendo por ahí sus propiedades, y también tratarán de enraizar las primeras que tocan tierra por debajo
  6. Al retirar las patatas para los sacos o para donde las vayamos a llevar les quitaremos los tallos para que no sigan brotando y perdiendo por ahí la humedad y los nutrientes de que disponen
  7. Llevar al almacén y colocar en sitio fresco, seco y aislado de la luz para que se demore lo mas posible la brotación de nuevos tallos.
11

Enrique destapando la Hoya de patatas

6

Descubriendo y ensacando

2

Aspecto de la Hoya después de sacar las patatas

9

Abandonando la finca donde teníamos la “Hoya”

8

Aspecto final de la cosecha muy bien conservada