Archivo de la etiqueta: receta

Caldo Gallego, Caldo de Berzas para Cavadores

Estándar
Caldo Gallego, Caldo de Berzas para Cavadores

El “caldo gallego”, austero, de ejecución simple, y de muy buenos resultados. El Caldo Gallego fue la gran solución para las comidas de otros tiempos, en donde no se disponía de grandes medios, ni de gran variedad de materia prima. Solución fácil, cómoda y con productos siempre a mano en el almacén (garaje, puleiro, pajar, o donde sea que se almacenasen las patatas en cada casa), y también en la huerta (las berzas).

La historia queda, y también ahora el Caldo Gallego forma parte de la cultura y la tradición gastronómica de todos aquellos que gustan de esta comida.

Quiero hacer este artículo en honor a la que es mi madre, la abuela María, llena de sabiduría, soluciones, interés por las cosas de sus hijos y nietos, y mucha paciencia, para poquito a poco contentar a todos los que de vez en cuando (y no tanto como a ella le gustaría) nos dejamos caer por allí de visita en la alta montaña de la provincia de Lugo. Ella pone todo su empeño en cuidar y atender a los que son sus hijos o nietos, no importándole pasar un rato de trabajo con tal de tener algo rico que enviar a los que por algún motivo (trabajo, estudios, distancia…) no han podido acudir a visitarla. Nunca se olvida de nada para cada uno, teniendo en cuenta siempre los gustos de cada cual. Ella es la protagonista de las fotos de este artículo. Sus manos curtidas por el trabajo y llenas de experiencia son las que aparecen en estas fotos.

Desde aquí un fuerte abrazo “Abuela María”.

Si después de verlo te gusta, podrías compartirlo. Gracias por ello.

12

La abuela María a por “Berzas”, elemento indispensable para un buen caldo.

Ingredientes para 6 personas.-

Indicar que las cantidades que aquí aparecen son orientativas, ya que cada cual prefiere el “Caldo Gallego” a su manera. Unos lo prefieren con mas patata, y otros lo gustan con más berzas.

  • 1,5 kg de patatas
  • un manojo de berzas al gusto (puedes ver en la imagen de aquí abajo para este caso cuantas hemos cogido directamente de la col)
  • un trozo de tocino (unos 100 gr) y un trocito de unto
  • unas pocas judías blancas también al gusto de cada cual
  • aceite
  • sal
2

Ingredientes

Ejecución del trabajo en Cocina Bilbaína de leña.-

  1. En una olla clásica de tamaño suficiente (en este caso una olla de porcelana), ponemos agua un poquito mas de la mitad, calculo unos 4 litros, y la ponemos al fuego sobre la Cocina Bilbaína.
  2. Pelamos las patatas, y según la abuela, nos preocupamos de limpiarlas bien de manchas y ojos de la patata, hasta que queden impolutas como en la foto. Las lavamos y las cortamos en pequeños trozos. Hay quien opina que es mejor hacer los trozos clavando el cuchillo y rompiendo en lugar de cortar solo (puede que esta manera la patata suelte mejor su esencia.
  3. Una vez el agua está hirviendo, echaremos el tocino y el unto para que vaya soltando sus grasillas en el agua, y lo dejaremos cocer unos 20 minutos.
  4. Echamos las judías si estas están crudas, y cocemos 10 minutos. Si ya están cocidas como es nuestro caso, las echaremos al final de todo..
  5. También echamos las patatas a hervir, otros 10 minutos aproximadamente dependiendo de la dureza de la patata .
3

Agua, tocino y patatas

  1. Mientras, lavamos bien las berzas, y las ripamos de su tallo, quedándonos solo con la parte de la hoja, y las cortamos en trozos mas pequeños (como del tamaño que luego a nosotros nos guste encontrar en el Caldo)
  2. Para sacarles un poquito el amargor las pasamos unos 5 minutos en otra olla con agua hirviendo, las colamos, y nos quedamos con la berza y desechamos el agua turbia que han soltado. Las reservamos hasta que el caldo con patatas esté de nuevo cociendo un rato. He de decir que aquellos que gustan de un caldo mas consistente no hacen esta operación de escaldar las berzas, es opcional según los gustos.
4

Lavado, troceado y escaldado de las berzas.

  1. Al hervir, la abuela retira la espuma que genera la patata, supongo que debido a que en ella irán elementos perjudiciales para un rico sabor final, y porque será un poco mas vistoso y saludable el caldo.
  2. Echamos las berzas en la olla, un poco de aceite, un poco de sal, y lo dejamos hervir unos 10 minutos mas.
  3. Finalmente nosotros hemos echado las judías ya que estaban ya cocidas, si no habríamos de echarlas antes de las patatas.
5

Añadimos berzas, aceite, sal, y judías

Curiosidades.-

Aquí abajo la col gallega que nos ha dado las berzas, una planta caída ya mayor en flor que se ha dejado para sacar nueva semilla, y nuevas plantas de berzas creciendo.

7

Aquí podemos observar también una típica mata de coles gallegas. Su crecimiento en altura puede ser sorprendente, pudiendo alcanzar en algunos casos mas de 2 metros de altura.

2

Típica Cocina Bilbaína que hay en todas las casas gallegas que se precien. Ella sirve para calentar la cocina, para cocinar, e incluso las hay que llevan un deposito para disponer siempre de agua caliente, o también con circuito de calefacción. Hasta las hay con cristal vitrocerámico.

8

Ejemplo de tamaño de corte de la patata, tallos de la berza ripados, y agua amarga de desecho de escaldar las berzas.

9

Y el resultado del plato de Caldo Gallego de Berzas, las berzas cocidas, la patata un poquito desecha. ¡Un plato de pobres, pero competente!.

11

Plato de caldo.

Los que gustan de este plato saben además que el mejor y mas sabroso caldo es el que en Galicia llamamos “Caldo de quentadura”, es decir Caldo que se calienta de nuevo para comerlo el segundo día, o a veces tercero. Recuerda–> “Caldo de quentadura“.

Añadir que el Caldo de Berzas tiene otros dos hermanos que también son muy gustosos y mas consistentes que el de berzas:

  • El Caldo de Nabizas (las hojas mas tiernas del nabo)

15

  • Y el Caldo de Repollo

Y buen provecho.

Saludos.

Juan,

Os freixós da abuela (típicos de carnaval).

Estándar
Os freixós da abuela (típicos de carnaval).

No hay una sola vez que vaya a la casa de los abuelos en la montaña de Lugo, en la cual la abuela no tenga preparado un plato de “freixós“.

Aunque la receta sería mas autentica escrita en gallego, me he decantado por el castellano para que pueda ser consultada por cualquier persona de habla hispana y pueda ser entendida.

Hay algunas variantes de la receta (todas bien ricas seguro), pero a mi me gusta hacer referencia a las que hace mi madre (la abuela protagonista), porque tal y como yo las he comido siempre, no las puedo considerar un postre, sino mas bien una solución interesante para una merienda o una cena, con algo mas que lo acompañe.

Va dedicado a la abuela “María” por sus platos llenos de “Freixós” y mucho cariño, siempre que alguno de los hijos o nietos vamos a verla a ella y al abuelo (goloso de los freixós).

Ingredientes.-

Aunque las abuelas  son mas de hacer sobre la marcha, porque ya se lo tienen sabido de memoria, aquí pondremos las cantidades para que se puedan consultar.

  • 3 huevos
  • 1 vaso de leche
  • 1 vaso de agua
  • Harina al gusto (según se quiera mas o menos espeso)
  • Un trocito de tocino para untar la sartén
  • Una pizca de sal si quieres (yo no lo echo)

Aquí os pongo la receta que desde hace años sigo cuando los hago en mi casa. Como veis es la mínima expresión, y está escrita en gallego (y un poco decorada para que quede bonita ;)).

1

Mi receta desde hace años.

Preparación.-

Es muy fácil. Como podéis ver en la foto de mi receta pone “batir juntos”.

Echamos los huevos, la leche,  el agua y un poco de harina. Los batimos con la batidora, y les vamos añadiendo harina hasta tenerlos como a nosotros mas nos guste. Lo ideal es que el liquido resultante fluya bien para extenderlo cómodamente, y a la vez no esté demasiado liquido. Si quieres echarle un poco de sal puedes.

3

El cuenco de la abuela. Se apañan con poca cosa.

Elaboración.-

  1. Pinchado en un tenedor ponen el trozo de tocino con un poco de aceite en un tazón.
  2. Ponen la sartén al fuego flojo, para no pasarse y quemar los freixós. Es una cuestión de paciencia y a la vez de no despistarte porque se pasan con facilidad.
  3. Untan el fondo de la sarten con el tocino pinchado en el tenedor.
  4. Con un cazo van cogiendo del cuenco y procuran coger de una sola vez la cantidad para cada freixó. Así, al echarlo, se solidifica todo a la vez.
  5. Con una mano echan con el cazo , y mientras con la otra levantan y van girando la sartén para conseguir extender el líquido por todo el fondo de forma uniforme (ver imagenes aquí abajo).
  6. A medio minuto después empieza a levantar los bordes haciendo un poquito de puntilla. Es el momento de darle la vuelta. Habrá cogido algo de color tostado al estilo de las tortillas.
  7. Otro medio minuto por el otro lado, y se ponen en una rejilla encima de una mesa para que se sequen y evaporen un poco (puede ser la rejilla de un horno)
  8. Al final pasan al platito del montón de los terminados.

4

Por cierto, las abuelas suelen hacerlo con dos sartenes a la vez, compaginando los trabajos en una con los de la otra. Aquí lo podéis ver. Y este es el resultado.

5

A dos sartenes y el resultado

Consumo.-

  • Lo mejor es poder comérselos recién hechos.
  • En mi caso me gusta comerlos sin nada, o con un poquito de miel extendiéndolo en abierto y después enrollándolo.
  • Mucha gente lo consume con otras cosas: panceta cocida, con nata, con azúcar, con sirope de chocolate, o de otra cosa…

Las abuelas, ya que se ponen, suelen hacer una cantidad importante de ellos (porque hay muchos comensales, o porque así lo comen un par de días.

Bueno, ¿y que hacen las abuelas para que estén ricos después de fríos, o al día siguiente?

Pues en el caso de la abuela María hace lo siguiente:

  • Los enrolla
  • Pone una sartén al fuego con el fondo humedecido con aceite.
  • Los pone en la sartén unos segundos y les da la vuelta otro tanto.
  • Resultado, el abuelo se “devece” por ellos (en gallego significa que le pirran los freixós así recalentados).
6

Fijaros que colorcito mas apetitoso. y las manos expertas de una abuela

Ni que decir tiene que los hijos y nietos nos aplicamos a ellos con buena gana.

Aquí abajo pongo fotos de dos de las muchas formas que hay de compaginarlos.

7

Freixós con miel, y con jamón serrano y lechuga

Nota: antaño, cuando yo era niño, se hacían en las brasas de la lumbre baja en una plancha de hierro como de 1 metro x 60 cm, y se cortaban sacando cada vez 6 freixós (en mi caso daba uno para cada hermano, jaja, eramos 6). Por supuesto eran de forma cuadrada, y el día que se hacían era un día especial. Como anécdota, contar que la cocinera siempre acababa regañando con algún miembro de la familia porque estaban tan ricos que siempre se iban cogiendo del plato antes de la hora, y eso suponía que el montón de freixós nunca subía, decepcionando a la cocinera que nunca veía el fruto de su trabajo sobre el plato. ¡Pobres madres y abuelas!

Bueno, espero que os haya gustado la receta y también la historia, y que os pueda servir para hacerlos algún día.

Saludos.

Juan.

Bacon Cheese Fries

Estándar
Bacon Cheese Fries

Este entrada va dedicada a Diego, muy devoto de encontrar este tipo de comida en la mesa.

En honor al trabajo diario, sentido del humor único, y al esfuerzo y lucha que está manteniendo en su nueva vida laboral.

Ingredientes.-

Para 4 personas.-

Salsa Ranchera:

  • 200 ml de nata
  • Zumo de medio limón
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharada de leche
  • 1 cucharada de mayonesa
  • Sal
  • Un poquito de rama de cebollino picado

Para el resto:

  • 800 gr de patatas de freír (si son de tu huerto mejor, en mi caso en la muestra  he usado 600 gr para 3 personas)
  • 4 tiras de bacon en lonchas, o bacon ahumado
  • Queso Gouda
  • Queso Cheddar
  • Sal
IMG_20190219_195556 (2)

Ingredientes

Preparación de la Salsa Ranchera.-

  1. En un bol pequeño echamos la nata y el zumo de limón , y lo batimos un poquito. Se quedará un poco mas espeso y con aspecto granulado al movimiento.
  2. Añadimos cebolla y ajo picados, y un poco de sal, y movemos.
  3. Agregamos un poquito de leche (cucharada), la mayonesa y el cebollino picado, movemos de nuevo y lo tapamos guardando en la nevera un rato
BeFunky Collage (1)

Preparación de Salsa Ranchera

Elaboración.-

  1. Pelamos las patatas y las cortamos en tiras como para patatas fritas, mas bien alargadas.
  2. Las ponemos en la freidora, o la sarten (personalmente prefiero la freidora), y empezamos a freírlas sin pasarnos, ya que luego irán un ratito más al horno.
  3. Mientras freímos las patatas, cogemos el bacon, lo picamos y lo ponemos a freír en una sarten pequeña sin aceite , y lo vamos removiendo para que no se pegue ni se queme.
BeFunky Collage (3)

Preparación de patatas y bacon

  1. Extendemos las patatas en una bandeja para horno (la misma en la que luego lo llevaremos a la mesa), echamos la salsa ranchera extendiéndola por encima, repartimos el bacon sobre las patatas y los quesos Gouda y Cheddar (en este caso los he encontrado en el supermercado en taquitos ya mezclados en un mismo envase, pero tambien vale rallados, o rallarlos tu mismo).
  2. Pre-calentar el horno a 200 ºC solo con el grill.
  3. Meter al horno unos 10 o 12 minutos hasta que se doren un poquito por arriba.
BeFunky Collage (4)

Presentación en bandeja y al horno

Degustación.-

Es importante llevarlo a la mesa calentito, así que en cuanto no te queme llévalo a tu mesa y acompáñalo con alguna bebida agradable.

En tu poder está la decisión de hacerlas mas suaves o mas fuertes, variando para ello por ejemplo las cantidades de:  limón, cebolla o ajo, bacon o la cantidad de salsa Ranchera.

IMG_20190219_205543 (5)

Resultado final

¡Buen provecho!

Saludos.

Juan.