Archivos Mensuales: febrero 2014

Minientrada
¿Sabías que los carros de antaño tambien tenían matrículas?

Si eres de los que nunca han vivido en el campo puede que no sepas que los antiguos carros también tenían matrícula como los vehículos de hoy día.

Siempre que acudo a ver a mis padres al pueblo, al entrar en el patio de casa ( así es como llamamos a los vestíbulos), una de las cosas que se puede apreciar es una vieja matrícula de un carro del cual probablemente poco quede allá por el garaje trasero medio enterrado bajo una enorme cantidad de leña. Hace mucho que no consigo ver ese carro del cual tengo recuerdos curiosos sobre todo de la recogida de la patata en octubre.

Me llama la atención que después de tantos años permanezca allí colgada en la pared de piedra del “patio” (junto a una replica de un arado hecho a escala hace 30 años) como símbolo de la historia que un día allí se vivió. Todavía esta medio doblada conservando la forma que tenía cuando estaba ajustada en el lateral del carro el cual no tenía el ancho suficiente para tenerla colocada en plano.

¡Curioso verdad!

Saludos.

Juan.

¿Sabías que los carros de antaño tambien tenían matrículas?

Anuncios

Homenaje a los “antiguos cavadores”

Estándar
Homenaje a los “antiguos cavadores”

Hoy en día hacer muchos de los trabajos del campo es fácil, o relativamente fácil, teniendo en cuenta que estamos mas mecanizados que antaño y nuestra salud física se resiente menos debido a esto.

Antiguamente se trabajaba mas a lo bruto (no tenían otra opción) dejando muchas veces la salud poco a poco en los trabajos diarios.

En este artículo quisiera recordar aquellos trabajos que hacían los famosos “cavadores” para convertir terrenos a monte en espacios de cultivo llamados “rozas” (tambien conocidas como cachadas, bouzas, cabadas o estivadas) hace ya mas o menos 50 o 60 años.

Pocas son las herramientas que estos hombres utilizaban para llevar a cabo esta tarea. Practicamente era solo una la utilizada (si no tenemos en cuenta que cuando se iban a cavar muchas veces tenían que llevar mochila y comer fuera).

Esta herramienta se llamaba “ligón” o en algunos sitios tambien “legón” o “azadón”. Basicamente era una azada estrecha bastante larga, yendo su anchura de 3 o 4 cm en su nacimiento en el mango hasta unos 10 o 12 cm en la punta, y podía medir unos 30 a 35 cm de largo. En algunas zonas esta herramienta también tenia cresta que se usaba para cortar el terreno previamente o para hacer regaderas.

Esta longitud permitía introducir toda la pala de la herramienta bajo el terrón para luego levantarlo y ponerlo en pié.

Con ella cavaban las zonas a monte para convertirlas en terreno de cultivo para cereal (centeno, trigo, avena, cebada…)

Éste es mas o menos el orden con el cual realizaban el trabajo:

  • pasado ya el invierno y llegando los primeros calores (abril, mayo..) los cavadores se iban al monte a cavar.
  • allá por el verano cuando la cava (tambien conocida como “debasa”) estaba seca, la quemaban sobre el terreno haciendo lo que en diferentes zonas llamaban “borreas, borregas o borralleiras”.
  • a los dos o tres días (o cuando el trabajo diario lo permitía) se extendía la ceniza sobre el terreno.
  • posteriormente se araba con la yunta de bueyes, vacas o burros dando un poco de profundidad al terreno (no mucha ya que el cereal es de raiz poco profunda).
  • y ya lo ultimo allá por otoño era sembrar el cereal.

La forma en que se realizaba el trabajo de cavar tenia su arte ya que no cualquiera podía o sabia hacerlo si un minimo de práctica.

Este trabajo consistía mas o menos en lo siguiente:

  • se iban cavando terrones cuadrados de unos 40 cm introduciendo la herramienta poco a poco por los dos laterales que quedaban hacia el terreno no cavado.
  • se ponían de pie en pico con cierto arte haciendo una especie de cono de manera que el terrón tocase el minimo suelo posible y con la tierra hacia afuera dejando los hierbajos o maleza encerrada dentro del cono.
  • se iban haciendo hileras de conos una tras otra hasta terminar el trozo que se quería cavar.
  • este trabajo lo podía realizar un cavador solo (mas pesado y aburrido) o también con cuadrillas de cavadores que se juntaban para hacer el trabajo mas ameno y rápido.

Todas estas cosas sabemos que están en el recuerdo de nuestros mayores que todavía viven, y a quienes quisiera rendir homenaje desde este artículo. Ellos recordarán con añoranza aquellos tiempos que vivieron de jovenes. ¡Por aquellas fechas eran bastante mas respetuosos con el entorno que ahora!

Asociado a aquellos trabajos también había una cultura de la comida (por lo menos en algunas zonas). Normalmente los cavadores eran siempre hombres, pero tambien había alguna mujer cuando la necesidad obligaba. La mujer solía jugar un papel diferente relacionado con el sustento alimenticio que estos hombres necesitaban para continuar la jornada cubriendo el servicio a pie de roza de la comida.

A ellas debían de agradecer los cavadores el mimo con el cual les cuidaban, dando fuerzas para el resto del día a la par que animaban un poco el ambiente con la presencia femenina.

Con ayuda de alguna gente para mi muy querida he conseguido localizar lo que queda de una vieja herramienta utilizada para este trabajo y que he asociado a esta entrada (digo lo que queda porque como podéis apreciar falta parte del mango).

Espero que os haya gustado este articulo. ¡Trabajo duro para las espaldas de muchos de nuestros antepasados!

Como siempre si es tu deseo puedes dejar un comentario en el blog que contestaré de buen grado.

Hasta pronto.

El viejo y cansado agricultor y su azada

Estándar
El viejo y cansado agricultor y su azada

Como bien sabéis, la principal herramienta que debe de tener cualquier horticultor (sea de pequeño huerto o de gran huerto) es “la azada”. Un horticultor puede tener mas o menos herramientas ¡pero si no tiene una azada….!

Esta es la historia del viejo y cansado agricultor que decidió vender su azada cansado un poco por la edad,  un poco por el agotamiento físico y un mucho por la falta de ilusión y fuerza para trabajar su huerta un año mas.

Un buen día el horticultor (en este caso en gallego)publicó este anuncio que ahora os traduciré:

«Vendo sacho de ferro de fundisión e mango de saljeiro. Ten javeado as mellores cortiñas de Caxade. Especialidade en rejos para patacas, repolo, coles e mesmo pementos. Véndese por falta de Ansia».

Traducido sería algo así:

«Vendo azada de hierro de fundición y mango de sauce. Tiene cavado las mejores huertas de Caxade. Especialidad en surcos para patatas, repollo, coles, así como también pimientos. Se vende por falta de ansia».

¡Cuando lees esta esta ultima frase te quedas con un sabor amargo por el hombre! Después de contar las cualidades y grandezas de su azada ha de venderla para al final claudicar en su afán por la siembra.

Que decir tiene el comentar lo simpático del anuncio cuando el pobre horticultor ante las evidencias de la vida se da por vencido y decide desprenderse de su bien mas preciado, “su azada”.

No sé si al final habrá podido vender su azada, pero para mi este anuncio deja entrever el cariño que este hombre profesaba por la herramienta y al mismo tiempo la tristeza con la cual abandona  su vida de horticultor y se entrega ya agotado de tantos años de cavar.

!Una cosa si tengo clara, y es que me gustaría haber conocido a este hombre y a su azada!

Espero que os haya gustado.

Plantar “fresones” sobre plástico y trabajar poco

Estándar
Plantar “fresones” sobre plástico y trabajar poco

Esta entrada va dedicada a la cultivo de los “fresones” desde el punto de vista del agricultor de fin de semana que no puede dedicar mucho tiempo a su atención.

Indicar que la planta del fresón es muy agradecida y que puede producir en tres tandas de fruto mas o menos de junio a octubre, con lo cual si te gustan merece mucho la pena cultivarlos.

Para ello lo mejor que se puede hacer es plantar los fresones sobre un bancal previamente trabajado y cubrirlo con plástico negro.

Mas o menos el orden de trabajos sería así:

1.-abonar terreno en otoño si se puede.

2.- sobre marzo o abril trabajarlo con motoazada o solicitando el trabajo de algún agricultor con tractor (fresadora o grada de discos, o incluso valdría con varias pasadas de cultivador) antes de hacer el bancal.

3.-preparar el bancal que puede ser de 60 hasta 90 cm de ancho y por ejemplo de 15 a 30 cm de alto (segun se quiera, cuanto mas alto menos hay que agacharse para los trabajos)

4.-poner 2 o 3 vueltas de tubo de riego por goteo sobre el bancal separadas unos 30 cm (si no se pone riego habrá que preocuparse de regar de vez en cuando).

5.-cubrir con plástico negro que sera de aprox 1.5 m de ancho, y enterrarlo por los lados de manera que quede tenso.

6.-hacer 2 o 3 lineas de perforaciones de unos 6 cm de diámetro con un util (tubo de hierro, o de pvc, o una simple lata de cerveza cortada por el medio), y separadas entre sí unos 25 cm.

7.-poner las plantas de fresón (previamente elegidas y preparadas) en cada uno de los agujeros y regar un poco.

bancal

Esta manera de sembrar el fresón tiene las siguientes ventajas:

-evita nacimiento de malas hierbas

-mantiene la humedad porque No permite la evaporación.

-evita que los hijos o espolones de la planta enraícen de forma descontrolada mermando la producción y convirtiendo el terreno en una maraña de plantas.

Como podeis ver es poco el costo que tiene del plástico y el tubo de riego, y a cambio el trabajo pasa a ser mucho menos.

Saludos.

Juan.