Archivo de la categoría: HISTORIETAS

Os freixós da abuela (típicos de carnaval).

Estándar
Os freixós da abuela (típicos de carnaval).

No hay una sola vez que vaya a la casa de los abuelos en la montaña de Lugo, en la cual la abuela no tenga preparado un plato de “freixós“.

Aunque la receta sería mas autentica escrita en gallego, me he decantado por el castellano para que pueda ser consultada por cualquier persona de habla hispana y pueda ser entendida.

Hay algunas variantes de la receta (todas bien ricas seguro), pero a mi me gusta hacer referencia a las que hace mi madre (la abuela protagonista), porque tal y como yo las he comido siempre, no las puedo considerar un postre, sino mas bien una solución interesante para una merienda o una cena, con algo mas que lo acompañe.

Va dedicado a la abuela “María” por sus platos llenos de “Freixós” y mucho cariño, siempre que alguno de los hijos o nietos vamos a verla a ella y al abuelo (goloso de los freixós).

Ingredientes.-

Aunque las abuelas  son mas de hacer sobre la marcha, porque ya se lo tienen sabido de memoria, aquí pondremos las cantidades para que se puedan consultar.

  • 3 huevos
  • 1 vaso de leche
  • 1 vaso de agua
  • Harina al gusto (según se quiera mas o menos espeso)
  • Un trocito de tocino para untar la sartén
  • Una pizca de sal si quieres (yo no lo echo)

Aquí os pongo la receta que desde hace años sigo cuando los hago en mi casa. Como veis es la mínima expresión, y está escrita en gallego (y un poco decorada para que quede bonita ;)).

1

Mi receta desde hace años.

Preparación.-

Es muy fácil. Como podéis ver en la foto de mi receta pone “batir juntos”.

Echamos los huevos, la leche,  el agua y un poco de harina. Los batimos con la batidora, y les vamos añadiendo harina hasta tenerlos como a nosotros mas nos guste. Lo ideal es que el liquido resultante fluya bien para extenderlo cómodamente, y a la vez no esté demasiado liquido. Si quieres echarle un poco de sal puedes.

3

El cuenco de la abuela. Se apañan con poca cosa.

Elaboración.-

  1. Pinchado en un tenedor ponen el trozo de tocino con un poco de aceite en un tazón.
  2. Ponen la sartén al fuego flojo, para no pasarse y quemar los freixós. Es una cuestión de paciencia y a la vez de no despistarte porque se pasan con facilidad.
  3. Untan el fondo de la sarten con el tocino pinchado en el tenedor.
  4. Con un cazo van cogiendo del cuenco y procuran coger de una sola vez la cantidad para cada freixó. Así, al echarlo, se solidifica todo a la vez.
  5. Con una mano echan con el cazo , y mientras con la otra levantan y van girando la sartén para conseguir extender el líquido por todo el fondo de forma uniforme (ver imagenes aquí abajo).
  6. A medio minuto después empieza a levantar los bordes haciendo un poquito de puntilla. Es el momento de darle la vuelta. Habrá cogido algo de color tostado al estilo de las tortillas.
  7. Otro medio minuto por el otro lado, y se ponen en una rejilla encima de una mesa para que se sequen y evaporen un poco (puede ser la rejilla de un horno)
  8. Al final pasan al platito del montón de los terminados.

4

Por cierto, las abuelas suelen hacerlo con dos sartenes a la vez, compaginando los trabajos en una con los de la otra. Aquí lo podéis ver. Y este es el resultado.

5

A dos sartenes y el resultado

Consumo.-

  • Lo mejor es poder comérselos recién hechos.
  • En mi caso me gusta comerlos sin nada, o con un poquito de miel extendiéndolo en abierto y después enrollándolo.
  • Mucha gente lo consume con otras cosas: panceta cocida, con nata, con azúcar, con sirope de chocolate, o de otra cosa…

Las abuelas, ya que se ponen, suelen hacer una cantidad importante de ellos (porque hay muchos comensales, o porque así lo comen un par de días.

Bueno, ¿y que hacen las abuelas para que estén ricos después de fríos, o al día siguiente?

Pues en el caso de la abuela María hace lo siguiente:

  • Los enrolla
  • Pone una sartén al fuego con el fondo humedecido con aceite.
  • Los pone en la sartén unos segundos y les da la vuelta otro tanto.
  • Resultado, el abuelo se “devece” por ellos (en gallego significa que le pirran los freixós así recalentados).
6

Fijaros que colorcito mas apetitoso. y las manos expertas de una abuela

Ni que decir tiene que los hijos y nietos nos aplicamos a ellos con buena gana.

Aquí abajo pongo fotos de dos de las muchas formas que hay de compaginarlos.

7

Freixós con miel, y con jamón serrano y lechuga

Nota: antaño, cuando yo era niño, se hacían en las brasas de la lumbre baja en una plancha de hierro como de 1 metro x 60 cm, y se cortaban sacando cada vez 6 freixós (en mi caso daba uno para cada hermano, jaja, eramos 6). Por supuesto eran de forma cuadrada, y el día que se hacían era un día especial. Como anécdota, contar que la cocinera siempre acababa regañando con algún miembro de la familia porque estaban tan ricos que siempre se iban cogiendo del plato antes de la hora, y eso suponía que el montón de freixós nunca subía, decepcionando a la cocinera que nunca veía el fruto de su trabajo sobre el plato. ¡Pobres madres y abuelas!

Bueno, espero que os haya gustado la receta y también la historia, y que os pueda servir para hacerlos algún día.

Saludos.

Juan.

Anuncios

El repollo

Estándar
El repollo

Guía rápida.-

reproducción: por semillas

abonado: abundante

semilleros: un mes antes del trasplante definitivo

marco de cultivo: mínimo unos 40 cm, unos 60 cm entre líneas

cultivo: lo hay de invierno y de verano según la variedad

riego: constante pero sin encharcamiento

 Definición.-

Datos:

  • hortaliza de la familia de las Brasicáceas o Crucíferas, su nombre científico es Brassica Oleracea
  • parece ser proveniente de los países del sur y centro de Europa
  • hojas ovales con bordes un poco aserrados, algunas de hojas rizadas (Col de Milán)
  • sistema radicular basado en una raíz principal bastante desarrollada y múltiples raíces a diferentes profundidades
  • su crecimiento es bianual, el primer año se forma la pella (cogollo) y el segundo echa flor en racimos y vainas con semillas del tamaño de una cabeza de alfiler
  • generalmente se cultiva de forma anual para conseguir el cogollo
  • verdura de mucho consumo en todo el mundo especialmente en las zonas templadas del planeta
  • muy resistentes al frio una vez que se ha formado el cogollo
repollo portada

REPOLLO DE HOJA LISA Y COGOLLO REDONDO

Variedades.-

El criterio puede variar un poco, pero entre las variedades que se pueden considerar repollo hay los siguientes tipos:

  • hoja lisa y cogollo puntiagudo (Brassica Oleracea Capitata)
  • hoja lisa y cogollo redondo (Brassica Oleracea Capitata)
  • hoja rizada o Col de Milán (Brassica Oleracea Bullata)
  • también se puede considerar a la lombarda, de color morado debido a que en su composición se encuentra la antocianina (Brassica Oleracea Capitata Rubra)

Los datos de este articulo van referidos al repollo de hoja lisa en concreto.

El terreno y su preparación.-

  • le gustan los terrenos profundos y fértiles
  • soporta las zonas soleadas pero no en exceso, de hecho le gustan las zonas sombrías de los huertos (al lado de muros, bajo frutales…

Forma de cultivo.-

  • el marco de cultivo conveniente es de 40 cm entre plantas y unos 60 cm entre líneas
  • se pueden cultivar bajo acolchado, en campo abierto, sobre plástico negro
  • hay dos épocas de cultivo: sembrar en verano y recolectar en otoño-invierno y sembrar en invierno y recolectar en primavera-verano.

Siembra.-

  • en semilleros en primavera o en otoño
  • trasplante progresivo ya que su consumo es limitado (mas o menos unos 45 días después de hacer el semillero)
repollo savonart

PLANTON DE REPOLLO

Recolección.-

  • aproximadamente unos 2,5  meses después del trasplante, aunque los hay de cosecha rápida (unos 50 días y mas bien para consumo diario) y lenta (unos 80 días y mas dedicada a aprovisionamiento invernal)
  • se cosecha cuando el cogollo esta apretado y entre 2 y 3 kg de peso
  • una vez cosechado se conserva poco sobre todo el de cosecha rápida (pero en bolsas de plástico perforada en el frigorífico puede conservarse de 3 a 4 semanas)
  • la temperatura ideal para su conservación esta entre 0º y 5º
  • un buen repollo es aquel que se presenta firme y con buen peso con relación a su tamaño
repollos pareja

PAREJA DE REPOLLOS LISTOS PARA COSECHAR

Trabajos anuales para el cultivo.-

  • labor profunda con subsolador para el buen enraizado de la planta
  • abonado consistente
  • conveniente pasar fresadora para la buena mezcla del abono
  • aireación del terreno pasando un cultivador
  • riegos frecuentes y cavado si se cultiva en campo abierto
  • vigilar plagas como (especialmente orugas y hongos)

Propiedades del fruto.-

  • tiene un valor energético bajo, la mayoría es agua
  • contiene potasio, magnesio, vitaminas A y C
  • propiedades depurativas, digestivo, medicinal y antioxidante (algunos llegaron a llamarle “el medico de los pobres”)
  • puede producir flatulencia a algunas personas
  • se dice de el que limpia el estomago y el intestino favoreciendo en caso de ulceras.

 Consumo.-

  • no se aconseja ingerir un cantidad alta
  • se puede consumir cocido, al vapor… aunque la manera en que se aprovechan mejor sus propiedades es crudo.
  • 4 hojas de repollo batidas junto con 2 o 3 manzanas o unas zanahorias bebido tres o cuatro veces al dia puede aportar muchos beneficios sobre todo depurativos.
  • se puede usar como compresas en llagas, erupciones de la piel o quemaduras

Plagas mas comunes.-

  • orugas y gusanos
  • hongos
  • minadores (perforan las distintas capas del repollo)
  • pulguillas
  • pulgón
  • polillas

 

 

 

 

 

 

Minientrada
¿Sabías que los carros de antaño tambien tenían matrículas?

Si eres de los que nunca han vivido en el campo puede que no sepas que los antiguos carros también tenían matrícula como los vehículos de hoy día.

Siempre que acudo a ver a mis padres al pueblo, al entrar en el patio de casa ( así es como llamamos a los vestíbulos), una de las cosas que se puede apreciar es una vieja matrícula de un carro del cual probablemente poco quede allá por el garaje trasero medio enterrado bajo una enorme cantidad de leña. Hace mucho que no consigo ver ese carro del cual tengo recuerdos curiosos sobre todo de la recogida de la patata en octubre.

Me llama la atención que después de tantos años la matrícula permanezca allí colgada en la pared de piedra del “patio” (junto a una replica de un arado hecho a escala hace 30 años) como símbolo de la historia que un día allí se vivió. Todavía esta medio doblada conservando la forma que tenía cuando estaba ajustada en el lateral del carro el cual no tenía el ancho suficiente para tenerla colocada en plano.

¡Curioso verdad!

Saludos.

Juan.

¿Sabías que los carros de antaño tambien tenían matrículas?

Homenaje a los “antiguos cavadores”

Estándar
Homenaje a los “antiguos cavadores”

Hoy en día hacer muchos de los trabajos del campo es fácil, o relativamente fácil, teniendo en cuenta que estamos mas mecanizados que antaño y nuestra salud física se resiente menos debido a esto.

Antiguamente se trabajaba mas a lo bruto, no tenían otra opción, dejando muchas veces la salud poco a poco en los trabajos diarios.

En este artículo quisiera recordar aquellos trabajos que hacían los famosos “cavadores” para convertir terrenos a monte en espacios de cultivo llamados “rozas” (también conocidas como cachadas, bouzas, cabadas o estivadas) hace ya mas o menos 50 o 60 años.

Pocas son las herramientas que estos hombres utilizaban para llevar a cabo esta tarea. Prácticamente era solo una la utilizada (si no tenemos en cuenta que cuando se iban a cavar muchas veces tenían que llevar mochila y comer fuera).

Esta herramienta se llamaba “ligón” o en algunos sitios tambien “legón” o “azadón”. Básicamente era una azada estrecha bastante larga, yendo su anchura de 3 o 4 cm en su nacimiento en el mango hasta unos 10 o 12 cm en la punta, y podía medir unos 30 a 35 cm de largo. En algunas zonas esta herramienta también tenia cresta que se usaba para cortar el terreno previamente o para hacer regaderas.

Esta longitud permitía introducir toda la pala de la herramienta bajo el terrón para luego levantarlo y ponerlo en pié.

Con ella cavaban las zonas a monte para convertirlas en terreno de cultivo para cereal (centeno, trigo, avena, cebada…)

Éste es mas o menos el orden con el cual realizaban el trabajo:

  • pasado ya el invierno y llegando los primeros calores (abril, mayo..) los cavadores se iban al monte a cavar.
  • allá por el verano cuando la cava (también conocida como “debasa”) estaba seca, la quemaban sobre el terreno haciendo lo que en diferentes zonas llamaban “borreas, borregas o borralleiras”.
  • a los dos o tres días (o cuando el trabajo diario lo permitía) se extendía la ceniza sobre el terreno.
  • posteriormente se araba con la yunta de bueyes, vacas o burros dando un poco de profundidad al terreno (no mucha ya que el cereal es de raíz poco profunda).
  • y ya lo ultimo allá por otoño era sembrar el cereal.

La forma en que se realizaba el trabajo de cavar tenía su arte ya que no cualquiera podía o sabia hacerlo si un mínimo de práctica.

Este trabajo consistía mas o menos en lo siguiente:

  • se iban cavando terrones cuadrados de unos 40 cm introduciendo la herramienta poco a poco por los dos laterales que quedaban hacia el terreno no cavado.
  • se ponían de pie en pico con cierto arte haciendo una especie de cono de manera que el terrón tocase el mínimo suelo posible y con la tierra hacia afuera dejando los hierbajos o maleza encerrada dentro del cono.
  • se iban haciendo hileras de conos una tras otra hasta terminar el trozo que se quería cavar.
  • este trabajo lo podía realizar un cavador solo (mas pesado y aburrido) o también con cuadrillas de cavadores que se juntaban para hacer el trabajo mas ameno y rápido.

Todas estas cosas sabemos que están en el recuerdo de nuestros mayores que todavía viven, y a quienes quisiera rendir homenaje desde este artículo. Ellos recordarán con añoranza aquellos tiempos que vivieron de jóvenes. ¡Por aquellas fechas eran bastante mas respetuosos con el entorno que ahora!

Asociado a aquellos trabajos también había una cultura de la comida (por lo menos en algunas zonas). Normalmente los cavadores eran siempre hombres, pero también había alguna mujer cuando la necesidad obligaba. La mujer solía jugar un papel diferente relacionado con el sustento alimenticio que estos hombres necesitaban para continuar la jornada cubriendo el servicio a pie de roza de la comida.

A ellas debían de agradecer los cavadores el mimo con el cual les cuidaban, dando fuerzas para el resto del día a la par que animaban un poco el ambiente con la presencia femenina.

Con ayuda de alguna gente para mi muy querida he conseguido localizar lo que queda de una vieja herramienta utilizada para este trabajo y que he asociado a esta entrada (digo lo que queda porque como podéis apreciar falta parte del mango).

Espero que os haya gustado este articulo. ¡Trabajo duro para las espaldas de muchos de nuestros antepasados!

Como siempre si es tu deseo puedes dejar un comentario en el blog que contestaré de buen grado.

Hasta pronto.

El viejo y cansado agricultor y su azada

Estándar
El viejo y cansado agricultor y su azada

Como bien sabéis, la principal herramienta que debe de tener cualquier horticultor (sea de pequeño huerto o de gran huerto) es “la azada”. Un horticultor puede tener mas o menos herramientas ¡pero si no tiene una azada….!

Esta es la historia del viejo y cansado agricultor que decidió vender su azada cansado un poco por la edad,  un poco por el agotamiento físico y un mucho por la falta de ilusión y fuerza para trabajar su huerta un año más.

Un buen día el horticultor (en este caso era gallego) publicó este anuncio que ahora os traduciré:

«Vendo sacho de ferro de fundisión e mango de saljeiro. Ten javeado as mellores cortiñas de Caxade. Especialidade en rejos para patacas, repolo, coles e mesmo pementos. Véndese por falta de Ansia».

Traducido sería algo así:

«Vendo azada de hierro de fundición y mango de sauce. Tiene cavado las mejores huertas de Caxade. Especialidad en surcos para patatas, repollo, coles, así como también pimientos. Se vende por falta de ansia».

¡Cuando lees esta ultima frase te quedas con un sabor amargo por el hombre! Después de contar las cualidades y grandezas de su azada ha de venderla para al final claudicar en su afán por la siembra.

Que decir tiene el comentar lo simpático del anuncio cuando el pobre horticultor ante las evidencias de la vida se da por vencido y decide desprenderse de su bien mas preciado, “su azada”.

No sé si al final habrá podido vender su azada, pero para mi este anuncio deja entrever el cariño que este hombre profesaba por la herramienta y al mismo tiempo la tristeza con la cual abandona  su vida de horticultor y se entrega ya agotado de tantos años de cavar.

!Una cosa si tengo clara, y es que me gustaría haber conocido a este hombre y a su azada!

Espero que os haya gustado.

La avispa asiática (avispa velutina) mata a nuestras abejas

Estándar
La avispa asiática (avispa velutina) mata a nuestras abejas

Además de recolectar miel, bien conocida es la labor que las abejas hacen de cara a la polinización de los cultivos.

Se comenta que los teléfonos móviles son nocivos para ellas, pero desde hace unos años tienen un problema mucho mayor con las “avispas asiáticas”.

Se ha llegado a la conclusión de que han alcanzado Europa en 2005 a través del puerto de Burdeos (Francia) en un cargamento de maderas o de alfarería procedente de China. Detectadas en España desde 2010, han ido avanzando por la cornisa cantábrica llegando a Portugal y provocando a su paso la obligada intervención de los bomberos en muchas ocasiones para retirar sus enormes panales.

Nuestro entorno les resulta muy favorable debido a que no tienen enemigos depredadores directos y les gusta el ambiente húmedo de las costas.

La avispa es depredadora de la abeja hasta el punto de que unas cuantas avispas pueden hacer destrozos importantes en un colmenar. Dispone de una gran envergadura (de 3 a 4 cm) con respecto a las abejas.

Su ataque es directo presentándose unitariamente en vuelo estático delante de las colmenas hasta que alguna abeja se decide a levantar vuelo y entonces la atacan arrancándole cabeza y abdomen y llevándose el tronco.

Después de mucho tiempo parece que las abejas  se dan cuenta de que en grupo son capaces de matar a la avispa por hipertermia ya que ésta no soporta el calor como la abeja, ¡un duro y costoso trabajo!

Por experiencia os puedo contar que de 12 colmenas que tenia mi familia solo les queda una y pocas ganas de seguir adelante con la apicultura.

También os pudo decir que hay formas de combatirla.

Entre ellas las siguientes:

1.- Con explosivos, ver este artículo pinchando aquí.

2.- Con trampas, ver ejemplo en este enlace.

3.- Con otros animales depredadores de la velutina –> ver.

¡Si quieres mas información busca en internet y verás!

¡Espero que os haya gustado!

Si te parece bien deja un comentario.

Saludos a todos.

Juan.