Archivo de la etiqueta: ajos

Los ajetes

Estándar
Los ajetes

Guía rápida.-

  • Son los propios ajos, pero jóvenes, a media temporada de crecimiento mas o menos
  • Se cultivan de la misma manera que el ajo
  • se recogen y comen de jóvenes

Definición.-

  • Denominamos ajete al ajo joven con su tallo o rama, hasta el momento justo en que empieza a formar la cabeza
  • Por tanto hay ajetes de las mismas variedades que los ajos

Terreno, preparación y siembra.-

El terreno es el mismo que para el ajo . No necesitan gran abono, aunque si le gusta el aporte de fósforo y potasio. De siempre nuestros antepasados usaban la ceniza de la chimenea para aportar estos elementos.

La tierra debe de estar suelta y con un cierto grado de humedad. Como bien sabes el ajo se siembra muy tempranero, de diciembre hasta febrero puede ser. Para ajetes incluso mas amplia la temporada, pongamos de octubre a marzo, ya que no necesita llegar a formarse la cabeza.

Mi consejo es que, para ajetes, en lugar de sembrar los dientes de ajo por separado, sembremos las cabezas enteras, a una distancia unas de otras de 8 a 10 cm, y un poco escalonadas en el tiempo, de esa manera siempre tendrás alguna cabeza que podrás recoger. Yo las voy sembrando de 4 en 4 cada cierto tiempo (una semana o 10 días)

1

 Crecimiento, recolección y consumo.-

El crecimiento es lento, pero agradecido al final.

Muchas veces los ajetes que se aprovechan son aquellos ajos que se quedaron enterrados de un año para otro, y que salen en pequeñas matas partiendo de las cabezas. Suelen salir fuera del lugar que nos gustaría y esa es la razón de que consuman como ajetes.

La recolección se hace cuando los ajetes están brotados y un poco subidos, como de 20 a 25 cm de tallo. Si has sembrado las cabezas de ajos enteras, cada cabeza de ajo tendrá una mata junta, y será muy fácil cavarlas de una en una para su consumo. Para cavarlas clavaremos la azada por debajo del lugar donde supuestamente está la raíz del ajo. Tendrás tantos ajetes como dientes de ajo tuviese la cabeza que has sembrado y hayan brotado (ver aquí cuantos dientes pueden tener los ajos).

La forma más habitual de consumo, y probablemente la mas rica, es en un revuelto con huevo, champiñones o setas, y gambas o langostinos, es un plato fácil y delicioso. Aunque también hay otras muchas maneras.

2

Ajetes brotando a medio crecimiento.

1

Manojo de ajetes recién cavados para el consumo.

Propiedades alimentarias.-

Las mismas propiedades que tiene el ajo.(que son muchas).

 

Anuncios
Minientrada
¿Sabes cuántos dientes tienen los ajos?

La mayoría de la gente sabe que la parte comestible del “ajo” es la cabeza o bulba que se cría bajo tierra. Esta cabeza esta compuesta por lo que llamamos los “dientes”, que son los distintos gajos.

Pero, ¿cuantos dientes puede tener una cabeza de ajo?

Pues bien, según la variedad, el abono, y en general las condiciones de cultivo, lo mas común es que tengan de 6 hasta 12 dientes, pero también nos podremos encontrar cabezas que pueden llegar a tener hasta 20 dientes o más.

3

Ejemplo de cabeza de ajo rojo con 10 dientes. y cabeza de ajo blanco con 17 dientes.

Los dientes crecen recubiertos de una fina y suave piel que puede ser blanquecina o rojiza.

El diente del ajo es lo que se siembra a unos 4 o 5 cm de profundidad con la punta mas estrecha hacia arriba para obtener una nueva cabeza de ajo.

Si te apetece puedes ver el cultivo del ajo en este enlace.

Y si quieres ver el cultivo de los ajetes también puedes verlo aquí.

Saludos y hasta pronto.

¿Sabes cuántos dientes tienen los ajos?

El primero es el “ajo”

Estándar
El primero es el “ajo”

Introducción.-

La mayoría de agricultores, sean o no de fin de semana, empiezan su trabajo anual con la plantación del ajo (a no ser que tengas la suerte de ser de los que hacen siempre vida en el campo y mantienen cosecha todo el año).

El ajo es considerado como un producto imprescindible en alimentación, y quizás mas especialmente en la mediterránea. De hecho muchos cocineros lo consideran “el rey de la cocina”.

Su procedencia se dice que es de Asia Central y Asia del Sur. Su plantación se puede hacer desde mediados de otoño (mas bien para tierras sueltas y climas secos) hasta febrero (para tierras mas pesadas y climas mas húmedos y recios), siendo probablemente el momento mas usado en enero. Los mas expertos en su plantación aconsejan sembrarlo en luna menguante.

Descripción y variedades.-

La planta consta básicamente de un tallo con hojas alargadas, la bulba con sus dientes (de 6 a 12 en la mayoría de los casos) y la raíz.

Existen dos variedades bastante definidas: el blanco que alcanza mayor productividad y se conserva mejor después de recolectado y el rojo que crece mas rápido y se conserva un poco menos.

Su plantación se hace a una distancia de unos 10 a 15 cm, y unos 25 cm entre líneas. El diente que hace de semilla se planta con el pico (por donde saldrá el brote) hacia arriba, enterrándolo pocos centímetros o casi nada. De hecho si solo se clavan en la tierra con la punta fuera también brotan.

Observaciones.-

Entre otras cosas se puede decir que:

  • necesita pocos cuidados.
  • prefiere el sol, pero no en exceso
  • se puede recolectar a partir de mayo
  • si se guarda en lugar fresco y seco se conserva durante muchos meses (para ello habrá que recolectarlo con la rama mas bien ya seca).
  • soporta bien el frío, pero no muy bien el calor combinado con sequía
  • le gusta que los abonos estén bien descompuestos (no recientes) aunque no necesita prácticamente.
  • tiene atributos medicinales para: la circulación o el colesterol.

Propiedades de los ajos.-

Son tantas las propiedades que se le atribuyen, que no sé si tendremos suficiente pagina para enumerarlas todas. Está claro que se la considera una  planta curativa, preventiva, y medicinal.

Vamos a intentar recopilarla solo las mas importantes:

  • El primero es el gran sabor que aporta a tus comidas
  • Se le considera un antibiótico natural
  • Favorece la circulación
  • Es un remedio para la picadura de mosquitos
  • Previene resfriados
  • Ayuda a reducir el colesterol
  • Protege el sistema inmunológico
  • Es antiinflamatorio
  • Se le considera un excelente bactericida

 

Hasta aquí mi pequeña historia sobre “el ajo”.

¡¡Ah, no seáis demasiado supersticiosos!!

¡Un saludo y comidas ricas con el ajo!

Juan.