Archivo de la etiqueta: cavadores

Homenaje a los “antiguos cavadores”

Estándar
Homenaje a los “antiguos cavadores”

Hoy en día hacer muchos de los trabajos del campo es fácil, o relativamente fácil, teniendo en cuenta que estamos mas mecanizados que antaño y nuestra salud física se resiente menos debido a esto.

Antiguamente se trabajaba mas a lo bruto (no tenían otra opción) dejando muchas veces la salud poco a poco en los trabajos diarios.

En este artículo quisiera recordar aquellos trabajos que hacían los famosos “cavadores” para convertir terrenos a monte en espacios de cultivo llamados “rozas” (tambien conocidas como cachadas, bouzas, cabadas o estivadas) hace ya mas o menos 50 o 60 años.

Pocas son las herramientas que estos hombres utilizaban para llevar a cabo esta tarea. Practicamente era solo una la utilizada (si no tenemos en cuenta que cuando se iban a cavar muchas veces tenían que llevar mochila y comer fuera).

Esta herramienta se llamaba “ligón” o en algunos sitios tambien “legón” o “azadón”. Basicamente era una azada estrecha bastante larga, yendo su anchura de 3 o 4 cm en su nacimiento en el mango hasta unos 10 o 12 cm en la punta, y podía medir unos 30 a 35 cm de largo. En algunas zonas esta herramienta también tenia cresta que se usaba para cortar el terreno previamente o para hacer regaderas.

Esta longitud permitía introducir toda la pala de la herramienta bajo el terrón para luego levantarlo y ponerlo en pié.

Con ella cavaban las zonas a monte para convertirlas en terreno de cultivo para cereal (centeno, trigo, avena, cebada…)

Éste es mas o menos el orden con el cual realizaban el trabajo:

  • pasado ya el invierno y llegando los primeros calores (abril, mayo..) los cavadores se iban al monte a cavar.
  • allá por el verano cuando la cava (tambien conocida como “debasa”) estaba seca, la quemaban sobre el terreno haciendo lo que en diferentes zonas llamaban “borreas, borregas o borralleiras”.
  • a los dos o tres días (o cuando el trabajo diario lo permitía) se extendía la ceniza sobre el terreno.
  • posteriormente se araba con la yunta de bueyes, vacas o burros dando un poco de profundidad al terreno (no mucha ya que el cereal es de raiz poco profunda).
  • y ya lo ultimo allá por otoño era sembrar el cereal.

La forma en que se realizaba el trabajo de cavar tenia su arte ya que no cualquiera podía o sabia hacerlo si un minimo de práctica.

Este trabajo consistía mas o menos en lo siguiente:

  • se iban cavando terrones cuadrados de unos 40 cm introduciendo la herramienta poco a poco por los dos laterales que quedaban hacia el terreno no cavado.
  • se ponían de pie en pico con cierto arte haciendo una especie de cono de manera que el terrón tocase el minimo suelo posible y con la tierra hacia afuera dejando los hierbajos o maleza encerrada dentro del cono.
  • se iban haciendo hileras de conos una tras otra hasta terminar el trozo que se quería cavar.
  • este trabajo lo podía realizar un cavador solo (mas pesado y aburrido) o también con cuadrillas de cavadores que se juntaban para hacer el trabajo mas ameno y rápido.

Todas estas cosas sabemos que están en el recuerdo de nuestros mayores que todavía viven, y a quienes quisiera rendir homenaje desde este artículo. Ellos recordarán con añoranza aquellos tiempos que vivieron de jovenes. ¡Por aquellas fechas eran bastante mas respetuosos con el entorno que ahora!

Asociado a aquellos trabajos también había una cultura de la comida (por lo menos en algunas zonas). Normalmente los cavadores eran siempre hombres, pero tambien había alguna mujer cuando la necesidad obligaba. La mujer solía jugar un papel diferente relacionado con el sustento alimenticio que estos hombres necesitaban para continuar la jornada cubriendo el servicio a pie de roza de la comida.

A ellas debían de agradecer los cavadores el mimo con el cual les cuidaban, dando fuerzas para el resto del día a la par que animaban un poco el ambiente con la presencia femenina.

Con ayuda de alguna gente para mi muy querida he conseguido localizar lo que queda de una vieja herramienta utilizada para este trabajo y que he asociado a esta entrada (digo lo que queda porque como podéis apreciar falta parte del mango).

Espero que os haya gustado este articulo. ¡Trabajo duro para las espaldas de muchos de nuestros antepasados!

Como siempre si es tu deseo puedes dejar un comentario en el blog que contestaré de buen grado.

Hasta pronto.

Anuncios